Comparte esta Bendición

Su Bendición para Hoy

TRES LECCIONES PARA UN LÍDER.

Publicadas por María Eugenia Pino Barros

Texto: Esdras 3:1-6:2

Introducción.-

Transfondo Histórico: El pueblo de Dios había permanecido cautivo en Babilonia por muchos años. Muchos se habían establecido ahí con cómodos estilos de vida y querían quedarse. Había, sin embargo, casi 60.000 fieles que no habían olvidado Judá. Cuando en el 539 a.C. Babilonia fue derrotada, Ciro, el gobernante de Persia, permitió que los judíos regresaran a Jerusalén y reconstruyeran su templo. Zorobabel guió el regreso del primer y más grande grupo a la tierra prometida.
El liderazgo de Zorobabel era por derecho (descendía de David) y por reconocimiento (poseía grandes cualidades de liderazgo). Cuando el pueblo llegó a Judá, se le dio tiempo para que estableciera sus viviendas, y luego fue llamado para empezar la obra.
Aprenderemos tres lecciones valiosas del liderazgo de Zorobabel que nos ayudarán a desarrollar el nuestro de una manera más excelente:

Lección 1: UN LÍDER DEBE PROVEER LA MOTIVACIÓN NECESARIA PARA INICIAR UN PROYECTO. Esd 3:1-6


** Empezaron reconstruyendo el altar, adorando juntos a Dios celebrando una fiesta. Bajo el liderazgo de este gran líder establecieron un cimiento espiritual para sus esfuerzos de construcción. Toda obra debe comenzar y debe basarse en el Espíritu.

** Qué obra más exitosa que la Jesucristo estableció. Comenzó ministrando en todo a 12 hombres, a ellos alentó, fortaleció, enseñó, cubrió. Empezó solo y ahora dirige una obra de miles de millones y millones de personas desde que comenzó su ministerio.

** Yo no estoy llamada a tener un rol simple en la obra de Dios, y honestamente creo que ustedes tampoco. Ustedes no son líderes porque a las autoridades espirituales les pareció o porque ustedes se lo merezcan, sino porque hay un llamamiento de Dios. Somos millones los verdaderos cristianos en el mundo, pero poquísimos somos los que estamos trabajando, porque sencillamente el pueblo está desmotivado.

** Seamos nosotros la inspiración para que incluso el más débil o desalentado quiera ser parte de ese proyecto espiritual, cualquiera sea

Lección 2: UN LÍDER DEBE PROVEER EL ALIENTO CONTINUO PARA MANTENER EL PROYECTO CAMINANDO. Esd 3:8-13
** Habían pasado dos años desde el inicio de la reconstrucción del altar y Z. Seguía alentando al pueblo. Los cimientos del templo quedaron rápidamente terminados, lo que dio origen a otra ronda de celebración. Pero comenzaron a surgir los problemas. En primer lugar, unos cuantos ancianos recordaron el glorioso templo de Salomón y se entristecieron de lo pequeño y menos glorioso que era este. Pese a esto Z y otros muchos seguían trabajando con gozo.

** Trabajo propio con esfuerzo y a los demás no les gusta. Desánimo.
** Resistir las primeras luchas puede ser bien soportable, tal vez no nos desanimemos con los obstáculos iniciales, pero siempre ocurrirá que a medida que sigamos trabajando surgirán los problemas suficientes como para hacernos renunciar. Aunque trabajemos con todo empeño y gozo, el tiempo prolongado derrota a los que quieren resultados rápidos. Tal vez en Z se estaba formando el cansancio de estar constantemente alentando a los demás, pues los ancianos estaban formando otra corriente, pero siguió

** De la misma manera que Z, no dejemos que algunas voces o circunstancias hagan decaer las fuerzas de los demás. A través de las promesas del Señor, del reconocimiento del trabajo del hermano, de la manifestación del cariño y de otras muchas formas aliente, aliente en todo momento. Si lo hizo al principio, siga hasta el final

Lección 3: UN LÍDER DEBE ENCONTRAR SU PROPIA FUENTE DE ALIENTO PARA SEGUIR CON EL PROYECTO. Esd 4:1-5, 24; Hag 2:1-9; Zac 4:6-10;

** Algunos enemigos de los judíos trataron de infiltrarse en la fuerza del trabajo y detuvieron la construcción con presiones políticas. El temor hizo que la obra se detuviera. La gente regresó a su casa. El desaliento que siguió debió haber sido muy grande. A la larga aquellos sentimientos se endurecieron hasta llegar a la desesperanza. Toda la obra quedó abandonada y pasaron 16 años antes que los trabajos fueran reiniciados. Para ello, Dios tuvo que mandar a los profetas Hageo y Zacarías para ser los compañeros que alentarían a Zorobabel.

“Entonces Hageo, enviado de Jehová, habló por mandato de Jehová al pueblo, diciendo: Yo estoy con vosotros, dice Jehová. 14Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel (...) y el espíritu de Josué (...) y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios,” Hg 1:13-14


“Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué (...), sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.” Hg 2:4


“(...) Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice:
No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. 7¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura; (...) 9Las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa, y sus manos la acabarán; y conocerás que Jehová de los ejércitos me envió a vosotros. 10Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán, y verán la plomada en la mano de Zorobabel.” Zac 4:6-10


** Cuando los discípulos de Jesús estaban luchando por mantenerse vivos, mientras una fuerte tormenta con vientos en contra los arreciaba, Mc 6:48 dice que viéndoles el Señor remar con gran fatiga, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y les dijo “Tened ánimo, YO SOY, no temáis”.

** Cuando decimos “¡Todo tiene un límite! ¡Se acabó! Estoy solo haciendo el trabajo, hay puros problemas”, es porque el desánimo ha hecho presa de nosotros, es porque estamos a segundos de dejar todo abandonado. Es como si estuviéramos dentro de una burbuja en la que sólo respiramos problemas, desánimo, complicaciones, obstáculos. Hasta las más impresionantes promesas de Dios se ven opacas, ya no es lo mismo que al principio, ya no hacen vibrar como antes. Pero es ahí, cuando todo se ve más oscuro, siempre viene Jesús para decirnos “SOY YO, no temáis”, esto podrá ser por medio de cualquier vía. A Z. Envió dos grandes profetas para que lo apoyaran. ¿Quiénes son su Hageo y Zacarías? ¿A quién envió Dios para que le apoyaran, le sustentaran espiritualmente?

** Usted, ha sido fiel en animar a otros a empezar un trabajo, ha sido fiel en perseverar en ese aliento a los demás, pero ¿quién lo alienta a usted? DIOS. Usted debe poner su confianza en Él, usted debe buscar el aliento en Él: en oración, en las Escrituras, en la reunión con los santos; usted debe identificar y valorizar el medio por el cual Dios le alienta, de lo contrario va a fracasar, el trabajo que le fue asignado se detendrá por 16 años como en el caso de Zorobabel y la gente a su cargo se alejará de Dios y se dedicarán a sí mismos.


Conclusión.-
En 1Ts 5:11, el apóstol Pablo nos dice:
“animaos unos a otros, y edificaos unos a otros."

No importa qué le haya dicho Dios, se va a cumplir, porque Él no cambia, por eso debemos confiar y descansar en Su fidelidad. La palabra entregada a usted está vigente, usted ha cambiado, las circunstancias, todo, menos Dios, para Él las cosas no han variado. Dios le dice a
“Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué (...), sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.” Hg 2:4

Pero recuerda que :
“No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”
Y si luchas como Dios quiere, Él le dirá al monte de tus problemas, de obstáculos y enemigos:
“¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura;”.


La bendición es para usted. AMÉN